Estoy en Facebook, pero no se lo digas a nadie: cómo desaprovechan las empresas los medios sociales 6


Este post es la traducción del artículo publicado hoy en el Bloc d’Escacc.

Sólo siete empresas del IBEX 35* informan en la home de su web en qué redes sociales están presentes. ¿Será que quieren esconderlo? ¿Querrán que nadie visite sus perfiles? ¿O quizás prefieren depender de Google para que sus clientes las encuentren en Facebook?

Es un dato muy curioso, especialmente si tenemos en cuenta que cada vez es más habitual que las empresas incluyan los iconos sociales en sus anuncios. ¿Por qué en los anuncios sí y en su casa no? Porque, de hecho, el sitio web es nuestra casa, hablando en clave digital: es allí donde tenemos el control total de lo que se publica, cosa que no ocurre en ningún otro lugar en la Red.

Descubrí este dato mientras llevaba a cabo investigación en el marco del trabajo final del máster en Sociedad de la Información y el Conocimiento de la Universitat Oberta de Catalunya y que hace unos días presenté en BCN Meeting: Social e-xperiences. De entrada, el trabajo analiza cómo utilizan las empresas españolas los medios sociales como herramienta de comunicación externa. Con este objetivo estuve observando, durante casi cinco meses, el uso que hacen las empresas del IBEX 35: qué plataformas usan, que publican en cada una de ellas, si admiten comentarios y si los reciben, cuál es el tono de las conversaciones…

Algunos datos que se desprenden de este análisis:

– Siete de cada diez empresas del IBEX 35 utilizan los medios sociales.

– La red más utilizada es LinkedIn (74,3%), seguida de Facebook (48,6%), Twitter (40%), y de YouTube y los blogs (un 37,1% en ambos casos). Slideshare y Flickr sólo las usan un 11,4% de las empresas.

– Facebook es una de las redes sociales donde se produce más interacción entre la empresa y sus seguidores.

– En Twitter existen cuentas no oficiales de algunas empresas. Esto supone un toque de atención para las compañías: si vosotros no estáis, quizás otro suplantará vuestra marca.

– No se ha detectado ninguna empresa que tenga sincronizada de forma automática la actualización a todas las redes sociales. Esto muestra el interés por adaptarse a cada plataforma.

A partir de aquí, podemos hacer algunas recomendaciones para las empresas:

Aprovecha al máximo la presencia en los medios sociales. Si tu empresa tiene blog o está en Twitter o en cualquier otra red social, indícalo en la home de tu web. Es muy probable que esto te lleve alguna visita a los perfiles sociales.

Adapta el contenido a cada red social. Evita sincronizar las actualizaciones entre todas las redes sociales. Mejor que no aparezcan “RT” en Facebook ni que en todas las redes se diga exactamente lo mismo. Si se tienen bien claros los objetivos que se persiguen en cada plataforma será más fácil saber qué decir en cada lugar y cómo decirlo.

Si tú no hablas, otros lo harán por ti. No es obligatorio que estés en todas las redes sociales, pero reserva tu marca en todas las plataformas posibles. Nunca sabes si en el futuro querrás usarla y, además, así evitas que otro te suplante.
Conversa, responde, interactúa. Si has decidido usar los medios sociales, hazlo bien. Recuerda que no se trata de medios unidireccionales sino un lugar donde interactuar. Intenta fomentar la participación y no olvides responder cuando alguien se dirija a ti, ya sea a través de un comentario en el blog o de una mención en Twitter o en Facebook.

* Se han analizado las empresas que formaban parte del IBEX 35 a 13 de noviembre de 2011.

>> ¿Te ha gustado este post? ¡Suscríbete a la newsletter y recibirás los próximos artículos en tu correo!

6 thoughts on “Estoy en Facebook, pero no se lo digas a nadie: cómo desaprovechan las empresas los medios sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aviso: al hacer un comentario aceptas que se instale una cookie en tu navegador. Eso significa que se guardarán algunos datos de navegación de forma anónima para mejorar tu experiencia de usuario.