Blogs y medios: hagamos la paz y no la guerra 4


TwitterWhatsAppPinterestLinkedInMeneameGoogle GmailEmailPrintCompartir en

En el post anterior reflexionaba sobre la relación entre bloggers y medios con motivo de la mesa redonda celebrada ayer en #InfluenceOne y en la que Augure me invitó a participar. La jornada fue interesante, pues nos permitió analizar el fenómeno de los influencers desde distintos puntos de vista.

Podríamos decir que hay dos ideas que se compartieron en prácticamente todas las intervenciones:

  • La relación con influyentes no es nada nuevo, aunque ahora se les llame influencers. Como dijo Pedro Jareño, de Territorio Creativo, los primeros influyentes iban en taparrabos. ¿Qué cambia? Que ahora al offline le añadimos el ámbito online.
  • A la hora de relacionarte con influyentes, las claves son el trabajo y el sentido común. Como comenté en Twitter, esto va de relaciones humanas, de picar piedra y currárselo, de conoce al influencer.

Más adelante publicaré un post resumen de toda la jornada. En este artículo me centraré en la mesa redonda en la que participé con Antonio Ortiz, de Weblogs SL, con Fernando Cano, de PR Noticias y con Sebastián Cebrián, de Dircom, ejerciendo de moderador.

La pregunta que nos lanzó Augure fue: “blogs y medios, ¿una relación de conveniencia?”.

Como blogger que estudió periodismo, creo que ni todos los bloggers son periodistas ni aspiran a serlo. No obstante, es cierto que la relación entre unos y otros es cada vez más estrecha y que algunos periodistas ven a los bloggers como intrusos y como una amenaza.

Ya comenté en el post anterior que hoy en día prácticamente todos los medios tienen redes de blogs. Son las nuevas firmas invitadas, la adaptación digital de las columnas de opinión de toda la vida en las versiones impresas de los diarios. Muchos de estos blogs tienen más tráfico que algunas secciones del medio. Incluso algunos blogs tienen más tráfico (y también más influencia, aunque ambas cosas no siempre vayan de la mano) que según qué medios de comunicación.

Aunque blogger no sea sinónimo de periodista, creo que todos los que tenemos un blog deberíamos respetar tres reglas:

  • Asumir que tenemos una responsabilidad. Mencionar a una marca puede hacerle mucho bien o mucho daño y hemos de ser conscientes de ello. En enero, El Comidista publicó un post con los 20 peores restaurantes de España basándose en los comentarios que tienen en TripAdvisor. Si leéis los comentarios, veréis que varias personas dudan sobre si este ranking es fiable para usarlo como única fuente de información, se preguntan por qué Mikel López no visitó los restaurantes para complementar las opiniones e incluso si este artículo hubiera tenido cabida en la versión impresa de El País.
  • Relacionado con el ejemplo anterior, todo blogger debería citar sus fuentes. Para mí la forma de citar fuentes es enlazar, por eso no concibo un post sin enlaces.
  • Los bloggers hemos de ser transparentes. O deberíamos. Aunque esto es una opción personal. Yo considero que tengo un pacto no escrito con mis lectores, con mi comunidad, y que si no soy transparente y honesta, perderé la credibilidad que me dan y que me he ido ganando con el tiempo. Por decisión propia, no acepto posts patrocinados, aunque no estoy en contra de esta práctica, siempre que se haga de forma transparente: si una marca te ha pagado para hablar de ella, dilo.

Por supuesto, también es posible hacer periodismo en un blog, como demuestra Jordi Pérez Colomé en ObamaWorld. Otro ejemplo es la versión americana del The Huffington Post, que empezó siendo una red de blogs aunque ha acabado convirtiéndose en un medio en sí mismo, que incluso ha ganado un Premio Pulitzer en la categoría de National Reporting. Uno de sus colaboradores, David Wood, fue premiado en 2012 por “his riveting exploration of the physical and emotional challenges facing American soldiers severely wounded in Iraq and Afghanistan during a decade of war”.

Como señaló Antonio Ortiz, no está clara la línea de separación entre blogs y medios. De hecho, se preguntó si tenía sentido separarlos. Para Fernando Cano, en lugar de verlos como dos cosas enfrentadas, deberíamos entender que se complementan.

Las conclusiones de la mesa redonda fueron:

  • La complementariedad de blogs y medios.
  • El mestizaje: cada vez es más difusa la separación entre medios y blogs.
  • La corresponsabilidad que debería haber entre bloggers y marcas. Tanto unos como otras deberían ser transparentes.

Como dijo Antonio, como blogger, “la autorresponsabilidad es una inversión a largo plazo con tu comunidad”. Estoy totalmente de acuerdo. Nunca me haré rica con mi blog (tampoco es la idea). Soy feliz así, publicando sobre lo que me apetece, con una comunidad que me sigue y sabiendo que me puedo ir a dormir tranquila cada día, como explicó Mauro Fuentes en otra mesa redonda de la jornada.

>> ¿Te ha gustado este post? ¡Suscríbete a la newsletter y recibirás los próximos artículos en tu correo!

4 thoughts on “Blogs y medios: hagamos la paz y no la guerra

  • María José Cayuela

    Estupenda reflexión Cristina. No aspiro tampoco a hacerme rica pero sí a rentabilizar las horas de trabajo y el esfuerzo que dedico a mis blogs, por ello creo que cada vez estamos más próximos de los medios de comunicación pero con es dosis de opinión libre tan necesaria. Me gusta mucho lo que indicas de ser responsable. Detrás de la red hay personas y cuando te desvirtualizas aún te das mayor cuenta de la responsabilidad que tienes con tus lectores. Muchas gracias por compartir este excelente contenido. Un abrazo

  • Cristina Aced Post author

    Cierto, María José, a medida que se estrechan los lazos con tu comunidad, mayor responsabilidad sientes hacia ella.
    Gracias por pasarte por Blog-o-corp y comentar :)

  • Esther

    Veo que se trata de un post antiguo. Aún así, me parece que se trata de un artículo totalmente vigente con unas reflexiones muy acertadas. Las 3 reglas que mencionas, son esenciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Aviso: al hacer un comentario aceptas que se instale una cookie en tu navegador. Eso significa que se guardarán algunos datos de navegación de forma anónima para mejorar tu experiencia de usuario.