Bloggers que sí son periodistas 2


En las últimas semanas he escrito varios posts reflexionando sobre la relación entre bloggers y medios con motivo de la mesa redonda celebrada  en #InfluenceOne y en la que Augure me invitó a participar. Cierro la serie con algunas ideas que se quedaron en el tintero.

Como ya he mencionado en otras ocasiones, para mí ni todos los bloggers son periodistas ni aspiran a serlo, pero algunos blogueros sí que ejercen de periodistas en sus blogs y esto a veces genera tensiones. También hay periodistas que crean un blog para hacer periodismo, como hace Jordi Pérez Colomé en ObamaWorld. Veamos algunos ejemplos más.

En 2011, un juez federal de Oregon dictaminó que la blogger  Crystal Cox no podía acogerse a la protección que las leyes del Estado ofrecen a los periodistas porque no era una periodista. Cox había sido demandada por difamación después de acusar al fundador de un grupo de inversión de actuar de manera ilegal y poco ética. El juez señaló que Cox no estaba afiliada a un “newspaper, magazine, periodical, book, pamphlet, news service, wire service, news or feature syndicate, broadcast station or network, or cable television system”, así que no podía considerarse que fuera una periodista. The New York Times analizó las implicaciones de esta sentencia.

Sin embargo, en 2012, el trabajo de The Huffington Post, que empezó siendo una red de blogs aunque ha acabado convirtiéndose en un medio en sí mismo, ganaba el Premio Pulitzer en la categoría de National Reporting. Uno de sus colaboradores, David Wood, era premiado por “his riveting exploration of the physical and emotional challenges facing American soldiers severely wounded in Iraq and Afghanistan during a decade of war”. Y aquello marcó un antes y un después: los premios de periodismo por excelencia reconocían el trabajo de un medio online que nació como una red de blogs.

Algo estaba cambiando. O eso parecía, porque al año siguiente sucedió otro caso similar al de Cox. Los fiscales de Union County, en New Jersey, pidieron que Tina Renna diese “los nombres de los 16 funcionarios a quien había acusado en Internet de hacer un mal uso de los generadores tras el huracán Sandy”. Renna solicitó ampararse en el derecho a proteger sus fuentes y el Tribunal Supremo organizó una audiencia para discernir si se puede considerar que Renna sea una periodista.

Según los fiscales, el hecho de que Renna hubiera estado implicada en política en el pasado y mantuviera un blog “parcial y a menudo crítico con el gobierno del condado” eran razones suficientes para que no pudiera considerarse periodista. Según Renna, su blog The Country Watchers ejerce una función de protección de los ciudadanos ante los abusos del gobierno. De hecho, el portal se autodefine como “the citizen watchdogs of government in Union County, NJ”.

Una labor de protección que también reclama Ignacio Ramonet, “un ‘quinto poder’ cuya función sería denunciar el superpoder de los medios de comunicación, de los grandes grupos mediáticos, cómplices y difusores de la globalización liberal. Esos medios de comunicación que, en determinadas circunstancias, no sólo dejan de defender a los ciudadanos, sino que a veces actúan en contra del pueblo en su conjunto”, según escribía en 2003 en Le Monde Diplomatique.

¿Pueden Internet y los blogs ejercer ese quinto poder? Hay quien considera que este es precisamente el papel que está desempeñando Wikileaks. Ramonet en realidad proponía la creación de un Observatorio Internacional de Medios de Comunicación que constituye “un contrapeso indispensable para el exceso de poder de los grandes grupos mediáticos que imponen, en materia de información, una sola lógica -la del mercado- y una única ideología, el pensamiento neoliberal”.

Según el juez que instruyó el caso Crystal Cox, los requisitos que hay que cumplir para ser considerado periodista cualificado son estos:

  1. Education in journalism.
  2. Credentials or proof of affiliation with a recognized news entity
  3. Proof of adherence to journalistic standards such as editing, fact-checking, or disclosures of conflicts of interest
  4. Keeping notes of conversations and interviews conducted
  5. Mutual understanding or agreement of confidentiality between the defendant and his/her sources
  6. Creation of an independent product rather than assembling writings and postings of others
  7. Contacting “the other side” to get both sides of a story

No deja de ser curioso porque, por ejemplo, para colegiarse en el Col·legi de Periodistes de Catalunya no es necesario ser licenciado en Periodismo si se pueden demostrar dos años de ejercicio como periodista.

>> ¿Te ha gustado este post? ¡Suscríbete a la newsletter y recibirás los próximos artículos en tu correo!

2 thoughts on “Bloggers que sí son periodistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Es necesario aceptar la política de privacidad para publicar el comentario

*

Acepto la política de privacidad y quiero publicar mi comentario