Mails internos (y desafortunados) que se hacen públicos 4


TwitterWhatsAppPinterestLinkedInMeneameGoogle GmailEmailPrintCompartir en

Si hace algunos días hablábamos de cómo Internet y los medios sociales redefinen los límites de la comunicación interna, ya que cualquier comunicado interno se puede hacer público con un solo clic de un trabajador, hoy veremos cómo otro tipo de comunicaciones, en principio también privadas, se convierten en públicas gracias a los medios sociales. Me estoy refiriendo a los e-mails.

Los dos casos tienen que ver con la búsqueda de empleo y con las malas prácticas de algunas empresas. Y, como veréis, tienen un impacto inmediato en la reputación de las organizaciones que los protagonizan.

El primero es bastante reciente y lo descubrí gracias a Núria Escalona. En el HuffPo español lo explican muy bien: dos chicos se inscribieron en una oferta de empleo de la agencia de marketing Innwise (que, entre otras cosas, ofrece servicios de gestión de reputación online) y recibieron por error un e-mail interno en el que se discutía sobre la idoneidad de los dos candidatos en estos términos:

Este tuit lo publica uno de los candidatos, perplejo al recibir tal mensaje. Como veis, un correo interno que envía un trabajador a otro trabajador de la empresa, llega por error a un público externo (que además es de quién se habla en el mensaje) y éste decide hacerlo público al sentirse ofendido por el contenido del e-mail. Un par de horas después de que Álex publique el tuit, llega la respuesta pública de la empresa, también a través de Twitter:

 

Según se explica en este comunicado y según cuenta también el Huffinton Post, Jordi Estalella, director de negocio de la empresa, telefoneó personalmente a los dos afectados para pedirles disculpas. Alejandro confirma haber recibido la llamada de disculpas.

En el artículo del HuffPo, Estalella dice que lo ocurrido “es una comunicación entre dos chicos que han hecho un comentario muy lamentable”. Y asegura que: “parece que es la cultura que existe en esta empresa, pero no es así”. Según el directivo, la empresa  cuenta con tres empleados en prácticas y una treintena con contrato indefinido y asegura que “no hay nadie que no cobre”.

El segundo caso es de 2012. Carlos buscaba trabajo y envió su CV por e-mail a la empresa Riot Cinema. El texto del mensaje era educado aunque, según Nicolás Alcalá, uno de los fundadores de Riot, carecía de interés y así se lo hizo saber en el correo que le envió y que decidió publicar en el blog de la empresa bajo el título “Cosas que no debes hacer si buscas trabajo en Riot Cinema” (el post original ya no se puede leer porque lo editaron tras la avalancha de críticas).

Aquí podéis ver el e-mail de Carlos y la respuesta que recibió de Riot:

e-mails caso Riot

e-mail enviado por Carlos y respuesta que recibió de Riot.

 

Tras las críticas, Nicolás publicó una disculpa en el blog, en el que reconocía su error. Incluso, siguiendo el consejo que algunos internautas le habían dado, Nicolás publicó un post en el que explica la clase de e-mails que les gustaría recibir de personas interesadas en trabajar con ellos. Sin embargo, la blogosfera/ tuitesfera ya lo estaba juzgando (y muy duramente), con el agravante de que Riot Cinema era la productora que había impulsado El Cosmonauta, la primera película española financiada por crowdfunding. La empresa que había pedido la colaboración de los internautas para hacer realidad su proyecto ahora criticaba abiertamente a un joven que les había pedido empleo. Algunas personas que se habían a colaborar se sintieron decepcionadas por este comportamiento.

Estos dos casos evidencian algo que ya sabíamos: ten cuidado con los correos electrónicos que envías, porque un error puede jugarte malas pasadas. Aparte del debate ético y moral que podríamos tener sobre si es correcto o no enviar este tipo de mensajes, hemos de ser conscientes de que cualquier mensaje interno puede acabar saliendo a la luz y que si se hacen públicos su contenido influirá directamente en la reputación de la empresa.

Por cierto, que el último caso nos recuerda, además, la importancia de los foros de opinión, que aún siguen muy vivos y en muchos casos son el origen de crisis de reputación. Con herramientas como Boardreader y Omgili podemos detectar conversaciones sobre nuestra marca en foros y así evitarnos más de un susto.

>> ¿Te ha gustado este post? ¡Suscríbete a la newsletter y recibirás los próximos artículos en tu correo!

4 thoughts on “Mails internos (y desafortunados) que se hacen públicos

  • Mercè Bonjorn

    Cristina,

    Tal como he comentado en los 140 de twitter… la delgada línia de lo confidencial y lo social en comunicación. Aunque debo añadir que si estos mensajes, que nunca debieron escribirse, han salido a la luz es por inapropiados, incorrectos y “mofantes”.

    Todos y cada uno de los trabajadores de cualquier compañía somos responsables de nuestros actos, de los que decimos y de nuestros aciertos y errores, y más con el boom de la Era Social-Digital. Ahora más que nunca debemos “cuidar”, mimar y “curar” todo lo que es de nuestra responsabilidad, sea de carácter interno o externo. La reputación (tema que controlas y conoces muy mucho, Cristina) no es lo que nosotros decimos que somos, es lo que los otros dicen de nosotros cuando no estamos presentes, regla que se cumple tanto para una marca como para marca personal.

    Me ha gustado mucho cómo has expuesto el post.

    Mer
    @merbondal

  • @juanfran_hoy

    Podemos enfocar el primer caso como un asunto de comunicación interna o como una cuestión de DERECHOS HUMANOS. Aquí no se trata de un email mal enviado, que a todos nos ha pasado, sino que se habla de trabajar GRATIS y de compensaciones económicas ofensivas. Algo que atenta contra la dignidad y la legalidad. Alguien sabe si además de pedir disculpas, se tomó algún tipo de responsabilidad con el emisor de este email?

  • Cristina Aced Post author

    Gracias, Mercè, ¿qué más puedo añadir? Creo que has dado en el clavo: en nuestra reputación también influye lo que los demás dicen de nosotros, aunque en estos casos las propias acciones de los emisores ya les retratan bastante, creo…

    ¡Gracias por pasarte y comentar! Saludos.

  • Cristina Aced Post author

    Hola @Juanfran_hoy, pues sé que el responsable de la empresa habló con los afectados pero no me consta que nadie tomara medidas legales sobre el tema. Sí que recuerdo haber leído que el candidato no tenía el más mínimo interés en trabajar en la empresa, después de lo que pasó, algo normal teniendo en cuenta cómo fueron las cosas.

    ¡Gracias por tu comentario! Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aviso: al hacer un comentario aceptas que se instale una cookie en tu navegador. Eso significa que se guardarán algunos datos de navegación de forma anónima para mejorar tu experiencia de usuario.