El presente es digital, aunque “podemos tardar un siglo en saber qué va a ser Internet” 4


TwitterWhatsAppPinterestLinkedInMeneameGoogle GmailEmailPrintCompartir en

Estamos en 1472 y no hace ni dos décadas que se ha impreso la conocida como “La Biblia de Gutenberg”. No, no me he vuelto loca. Sé que hoy es marzo de 2016, pero en lo que se refiere a Internet, estamos en plena era Gutenberg, asegura Jeff Jarvis, autor de BuzzMachine. Y si lo dice Jarvis, me lo creo. Y Google, ¿cómo lo haría? me pareció revelador. Aún no he leído El fin de los medios de comunicación de masas, pero estoy segura de que resulta igual de inspirador.

“Podemos tardar un siglo en saber qué va a ser Internet. Creemos que el cambio ya ha terminado, pero no, estamos en 1472, en los años Gutenberg.” Así lo ha explicado el reputado periodista en “A vivir”, de la Cadena Ser. Aquí os dejo el podcast:

En la entrevista, Jarvis apunta que “el periodista del futuro ha de estar más preocupado de servir a su comunidad que de vender contenido“. También recuerda que lo impreso queda inmediatamente desfasado (eso me animó a publicar Nuevas narrativas digitales solo en e-book).

¿Cuál es el papel del periodista hoy en día? ¿Somos contadores de historias?, le preguntan. “Los periodistas somos más que contadores de historias”, según Jarvis. “Hemos de dedicarnos a lo que mejor sabemos hacer, porque si no Google no nos encontrará”. ¿Y hay que temerle al periodismo ciudadano? No, lo que hacen los ciudadanos es compartir información. “El periodista ha de contextualizar esa información, hacer las preguntas que los ciudadanos no han hecho”.

Hace unos días, Antonio Caño, el director de El País escribía una carta abierta a la redacción del diario en la que explicaba: La revolución que afecta a los medios no ha concluido aún, el panorama es todavía muy confuso. La crisis, probablemente, no ha tocado fondo todavía. El trasvase de lectores del papel al digital es constante. Se puede dar ya por hecho que el hábito de la compra del periódico en el quiosco ha quedado reducido a una minoría. La mayoría de las personas, fundamentalmente los más jóvenes, buscan la información en otros soportes y la consumen de forma diferente.

También en el ámbito digital la situación sigue siendo aún incierta. La masiva transferencia de lectores de la web a los teléfonos móviles, así como la aparición de nuevos dispositivos portátiles y de amenazas recientes como los bloqueadores de publicidad, junto a otras más conocidas como la instalación de la cultura de la gratuidad, hacen muy complejo también el horizonte en el terreno de los nuevos medios.”

Es el momento de dar el salto a lo digital, escribe Carlos Balaguer en el blog de Silvia Albert in company, al hilo del Informe Anual de la Profesión Periodística 2015. ¿O quizá ya llegamos tarde? Como apunta David Martínez en un post esclarecedor en el que analiza la carta de Antonio Caño:el futuro no es digital: es el presente lo que es digital…y el futuro ¿quién sabe lo que será?”

No somos adivinos, aunque todo indica que el futuro no será como el presente (el suplemento “2100: La vida en el futuro” editado por La Vanguardia da algunas pistas de cómo podríamos vivir a finales del siglo XXI). Asegura Jarvis que “la responsabilidad de reinventar el periodismo y los medios es de los jóvenes“. “Son los jóvenes periodistas quienes van a cambiar el periodismo. Tienen esa responsabilidad sobre sus hombros. No han de aspirar a ser lo que nosotros fuimos, han de aspirar a replantear todas las posibilidades. Pero también han de comer: así que no solo han de descubrir cuál es el futuro del periodismo, sino también el futuro del negocio del periodismo”. Gran reto, sin duda.

>> ¿Te ha gustado este post? ¡Suscríbete a la newsletter y recibirás los próximos artículos en tu correo!

4 thoughts on “El presente es digital, aunque “podemos tardar un siglo en saber qué va a ser Internet”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aviso: al hacer un comentario aceptas que se instale una cookie en tu navegador. Eso significa que se guardarán algunos datos de navegación de forma anónima para mejorar tu experiencia de usuario.