Otras redes sociales son posibles (una aproximación crítica)

Share

Hay vida más allá de Facebook, Twitter, Google… Ya lo sabíamos, pero Geert Lovink, profesor de la Escuela de Medios Interactivos de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Ámsterdam y autor del blog Unlike Us nos lo ha demostrado esta tarde en la charla del CCCB con un buen número de plataformas alternativas.

Karma Peiró, que hoy nos invitaba a dilapidar nuestros perfiles de Facebook, ha presentado y moderado la sesión. De su introducción destacaría dos ideas:

–        La infoxicación en que vivimos: se publican 500 millones de tuits al día y 2.500 actualizaciones en Facebook cada día.

–        Lo efímeros que son los contenidos que publicamos: ¡qué difícil es recuperar un tuit de hace semanas!

De entrada, una curiosidad: Lovink ha explicado que la Wikipedia es un proyecto principalmente masculino: el 90% de los contribuyentes son hombres y sólo un 10% son mujeres.

El eje central de toda su exposición: es posible vivir alejado del monopolio de las principales redes sociales y huir de su control. El abanico de servicios y páginas que nos lo permiten y que el ponente ha citado es muy extenso y no voy a reproducirlo por completo. Apuntaré los que me han parecido más interesantes (podéis ver el listado completo siguiendo la etiqueta #netdemocracy y los tuits publicados por @cececebe).

  • Share me not es una extensión de navegador que te permite deshabilitar cookies de seguimiento en redes sociales.
  • Si os decidís a abandonar las redes sociales, servicios como Web 2.0 suicide me y Account Killer os ayudarán a hacerlo. Lovink, que se dio de baja en Facebook en 2010, asegura que  borrar por completo tu perfil en esta red social requiere varias horas.
  • Crabgrass es una aplicación de software libre que te permite crear redes sociales y grupos para el trabajo colaborativo.
  • Lorea (que en euskera significa flor), nacida en España, es la red social independiente más popular de Europa. “Una fuente de inspiración para los que trabajamos en redes sociales alternativas”, según Glovink. Actualmente tiene 50.000 usuarios y sigue creciendo.
  • Thimbl es una plataforma de microblogging de código abierto. La alternativa a Twitter.

¿Cómo hacer que estas propuestas sean sostenibles? Muchas de ellas optan por la suscripción (como App.net) y por el micromecenazgo.

Está claro que hay alternativas, pero el problema es el de siempre: los usuarios irán a dónde estén sus amigos (por ejemplo, Diaspora es un buen proyecto pero de momento no ha conseguido despegar). Y, por ahora, como ha dicho Lovink, las redes sociales no te permiten exportar todos tus contactos y llevártelos a otra red social.

Por cierto, que Glovink ha animado a los periodistas a alejarse del “realtime” de Twitter y autoorganizarse entre ellos para investigar. Plataformas en las que colaborar no nos faltarán 🙂

Y para seguir profundizando en esta lectura crítica de los medios sociales, podemos acudir al último libro de Glovink: Networks without a cause”. Para ir abriendo boca, podéis ver varios vídeos sobre los contenidos del libro. Os dejo con el que se centra precisamente en la crítica de los medios sociales:

Geert Lovink: Critique of Social Media from network cultures on Vimeo.

>> ¿Te ha gustado este post? ¡Suscríbete a la newsletter y recibirás los próximos artículos en tu correo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Es necesario aceptar la política de privacidad para publicar el comentario

*

Acepto la política de privacidad y quiero publicar mi comentario

8 ideas sobre “Otras redes sociales son posibles (una aproximación crítica)”

Share
Share